Lo peculiar de una cena beduina

Los árabes tienen la costumbre de realizar cenas beduinas, las que casi se podrían comparar con las cenas gitanas en cualquier parte del mundo, donde instalan una manta o alfombra y encima van instalando las fuentes para que cada comensal se sirva.

En el desierto de Siria, la cena se compone de un arroz muy especiado con frutos secos, hummus, queso de cabra en crema, té dulce, pan pita, tomates y huevos duros.

A los beduinos les gusta conversar y bromear. Los beduinos son tribus apartadas en el Mar Rojo y la Península de Sinaí.

Los hombres beduinos se visten de galabía y chal negro y blanco en su cabeza, mientras la mujer se viste de negro desde la cabeza a los pies.

El secreto de la cena dicen que es el carbón, ya que el pollo y la carne se asan a la parrilla, mientras el arroz y las papas se cocen sobre el fuego del carbón. El pan recién cocido es fantástico y siempre se sirve caliente.

En el sur de Túnez también se organizan cenas beduinas, aunque muchas tienen una orientación mas turística que original, pero vale la pena de todos modos. Los ingredientes que siempre se ven en estas cenas son los condimentos, el ajo, el tomate y el aceite de oliva para abrir el apetito. Según dicen, las preparaciones desinfectan el organismo.

El plato típico en el desierto es el cordero asado en un cántaro de barro, se acompaña con ensaladas y pan, los postres se componen de dátiles y para terminar la sobremesa, una pipa de agua con tabaco de diferentes sabores los deja en otro mundo.
Fuente: locuraviajes.com